Alimentos y bebidas

El sector alimentario tiene una larga historia en la medición del color de los productos. Ello responde a motivos tan variados como el propio sector, pero el principal criterio es la estandarización.

El control del color de los materiales permite al productor de alimentos rechazar aquellos materiales que no lleguen a los estándares establecidos antes de aceptarlos en producción, durante su proceso y antes de su entrega. Ello garantiza que el color final responda a las expectativas de los consumidores.